sábado

Lo último.

Hola.
Vengo a dejarles esto así de pasón que no tengo mucho tiempo. Se supone que era una entrada programada pero no funciono así que... Uff! Me toca venir a dejárselas. 
Es mi proyecto de Adictos a la Escritura del este mes y trata del RSM Titanic, que en la madrugada de mañana cumplirá 100 años de haberse sumergido en un profundo viaje. Un barco majestuoso, con historias increíbles por contar. Es un pequeño tributo, nada más.
Por cierto, si quieren escuchar algo mientras leen: Aquí
Así que se los dejo y espero lo disfruten.
Lo último.
“-Si tu saltas yo salto ¿Recuerdas? No me alejaré de tu vida sin saber que estarás bien...Es todo cuanto quiero.” – Película, Titanic.
Cathy Cartwright jalo del pequeño cuerpo de su hermana entre la multitud que caminaba frenética hasta los botes salvavidas, podía escuchar los gritos desesperados que algunas personas daban en busca de alguien que se les había perdido de vista. Siguió caminando ignorando las miradas de pánico y se incursiono entre la marejada de gente que luchaba por un lugar. El llanto de su hermana seguía sus pasos.
.- ¡Solo mujeres y niños! – grito el joven de uniforme negro que era empujado por dos hombres que buscaban con afán un lugar en el último bote de la parte lateral – Solo mujeres y niños, señores – volvió a hablar.
Observo con ojos entrecerrados los pasos de los hombres que se alejaban por la cubierta B en busca de otro bote mientras el joven seguía dejando pasar a las mujeres con sus chalecos salvavidas. Bajo entonces su mirada, su pequeña bata para dormir de un tenue color rosa era lo único que la cubría en esa fría madrugada pero no podía pensar en otra cosa que en el llanto de su hermana. Un joven choco contra su hombro mientras lograba poner un pie en el bote que comenzaba a tambalearse contra el borde del barco.
.- ¡Señorita! – su grito se ahogo entre las miles de voces que seguían inundando la cubierta mientras buscaban al que se había perdido, oraban por el desastre o simplemente se atragantaban con el pánico - ¡Señorita! – su voz sonó entonces como un chirrido gutural pero logro que la joven que acababa de tomar el último lugar en el bote clavara sus ojos en ella.
No había espacio para nadie más. A menos de que fuera alguien que se pudiera cargar en brazos. Soltó un suspiro entre el alivio y la resignación y dejo que el frio viento meciera su cabello mientras daba un paso a un lado y el rostro lloroso de su hermana inundaba el campo de visión de la joven.
.- Se lo suplico – rogo con angustia mientras empujaba el convulsionante cuerpo de Heather hacia adelante – Es solo una niña de ocho años… - murmuro – Se lo suplico.
La joven seguía mirándola y Heather seguía llorando con su mano apresada. De pronto el miedo la embargo y se encontré llorando mientras seguía murmurando un suave “Se lo suplico”. Y entonces la joven estiro la mano mientras el bote comenzaba a tambalear de nuevo. Asintió con una sonrisa rota y se agacho a la altura de su hermana… Necesitaba decirle adiós antes.
.- Hey, Heather – le llamo con voz suave y rota - ¿Ves esa señorita de ahí? – pregunto mientras señalaba a la joven y su hermana asentía con nerviosismo – Bien, vas a ir con ella mientras yo voy a buscar a papá, ¿Listo? – pero su hermana negó y sollozo con mucha más fuerza – Hey, mujer. No es para llorar. Ya verás cómo nos veremos en unos minutos… Solo unos minutos.
No dijo nada más y le dio un beso suave contra su frente. Se levanto de un salto y alzo el cuerpo delgado de su hermana mientras se la pasaba a la joven. Le dio una sonrisa aún más grande mientras el tambaleo del bote se incrementaba al este empezaba a descender. Recién noto el frio que la noche traía hacia ella.  Se dio media vuelta mientras corría de regreso a la entrada de la cubierta, las personas seguía empujado y gritando mientras trataban de llegar a los pocos botes que quedaban en el borde del barco.
El corto camisón se le enredo con la banca del pasillo mientras sentía el fuerte empujón que un hombre le arremetió mientras corría hacia la salida. Tomo aire y retomo su carrera, cruzando frente al grupo de músicos que interpretaba con ahincó su canción favorita “Mas cerca de ti, Dios mío”. Su mente siguió los suaves tonos mientras daba vuelta en el final del pasillo y se encaminaba a la escalera principal. Había soñado todo ese tiempo por bajar por aquella escalera y nunca creyó que cuando lo hiciera el agua le diera a la altura de las rodillas. Un grito y una mano que se aferro a su muñeca mientras ella trataba en vano de entrar en la escalera hacia los dormitorios de la tercera clase.
.- Debes ir a cubierta, niña – la voz del hombre sonó profunda y relajante – Esa parte del barco ya está completamente inundada. Es a cubierta donde deberías correr – gruño el hombre mientras la jalaba de nuevo hacia las escaleras. Se zafo con un movimiento limpio y tomo el viejo rumbo.
El agua choco contra su pecho mientras trataba de bajar las escaleras con rapidez, las luces parpadearon y los gritos seguían yendo y viniendo de un lado y el otro. Todos corrían o se apoyaban contra las paredes y sus ojos buscaban con desesperación el número de reluciente bronce que marcaba su habitación.
.- 320… 321… 322… - decía por lo bajo mientras seguía avanzando - ¡323! – grito mientras había la puerta y se topaba con la imponente figura de su padre que metía con desesperación sus pocas pertenencias en una vieja maleta de cuero roído - ¡Papá! – su voz broto con entusiasmo mientras abrazaba a su padre.
.- ¿Qué haces aquí? – gruño él mientras la jalaba fuera del pequeño cuarto y caminaban con aquellos que corrían hacia las salidas. El agua entraba a chorros desde el lado sur del pasillo. El agua le daba entonces cerca a la cintura y el frio comenzaba a calar en sus huesos – Debemos salir de aquí… ¿Dónde está tu hermana? – pregunto en un rugido mientras seguían abriéndose paso entre la multitud desesperada que se arrinconaba contra las pequeñas escaleras de subida que daba al pasillo de la cubierta D.  La puerta estaba cerrada.
.- La he sacado en un bote – grito mientras era empujada por un hombre que llevaba en brazos un bebe – ¡Papá, la he sacado!
Pero él no la escucho, su vista estaba fija en la reja de bronce. En las cabezas que gritaban y lloraban. En los cuerpos que se abrazaban. Sus manos la rodearon y Cathy Cartwright sonrió por el gesto para cuando el agua comenzó a alcanzar sus hombros huesudos. El flujo era constante y los gritos comenzaron a apagarse. Las luces se fueron de un momento a otro y el pasillo de tercera clase quedo sumergido en las penumbras. La puerta estaba cerrada y Cathy Cartwright, a sus 15 años, ahogo una risa mientras el agua helada penetraba en sus pulmones… Había sacado a su hermana del barco y eso... Eso fue lo único que su mente grito en el último momento mientras los brazos de su padre seguían rodeándola.  
(…)

Escribir esto fue emocionante, triste y mágico. 
Me encanto sumergirme en la historia, me encanto soñar con el barco y viajar en él. Creo que ese es precisamente el encanto del Titanic: Aún después de 100 años de estar dormido en las profundidades del mar, sigue despertando sueños en las personas. Eso es lo que hace una buena historia.
Espero entonces que lo hayan disfrutado y me dejen su opinión. Escribo para emocionar y mejorar y sus comentarios son de gran ayuda.

Un beso
Lu

P.D.1: Alex no participo este mes. =(
P.D.2: El blog aun esta en búsqueda de un diseño.

9 comentarios:

  1. Hola, Lu!

    Pues sí, es muy emocionante revivir el esplendor del barco y conocer las diferentes historias que hemos tejido en este ejercicio :-)
    Tu texto es muy lindo, me emocionó cuando Cathy ruega que salven a su hermana. Es triste pensar cuántos ruegos de ese tipo se deben haber desoído, sobre todo tratándose de niños y bebés.
    Por otro lado, te sugiero que revises mucho la ortografía. Al 90% de los verbos les faltan tildes, y recuerda que en los diálogos ha de emplearse el guión largo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maga!

      Gracias por leerme y comentarme. Tu has sido siempre una de las personas que mas me ha hecho ver mis errores y demás: Te lo agradezco de corazón.
      He tratado de aprender de todo lo que me mencionas y lo cierto es que aunque me puedo llegar a sentir mal, se que si algún día consigo escribir algo correctamente... Será en parte grande, por ti. =)
      En cuanto a lo de las tildes... Jump! Voy a tener que ver eso con cuidado, siempre me sucede lo mismo.
      Gracias por leerme, cuando escribí esto salio de mi corazón y quise llegar un poco a lo que yo creo... Muchas personas pasaron esa madrugada. Lo cierto es que la historia de Cathy solo representa a todos esos que se fueron con el barco y que pudieron sacar una parte de ellos de él o lo intentaron.
      Gracias.
      =)
      Lu

      Eliminar
  2. Lu, estoy para lo que pueda ayudarte, humildemente.

    Si quieres, podemos corregir lo que te señalo entre las dos. A veces es la mejor manera de encontrar esos detalles que pasamos por alto en las primeras... cien lecturas de nuestros textos :-D
    Tienes mi mail, así que cualquier cosa me escribes. Como siempre digo, también yo estoy aprendiendo, así que mi ofrecimiento va con sencillez, sin egocentrismos ni nada.

    Besos y espero que el próximo mes Alex también pueda participar.

    ResponderEliminar
  3. Muy emotivo, casi me pongo a llorar. Es sumamente dificil intentar ponerse en la piel de todas esas personas que estuvieron allí esa fatídica noche.
    Seguramente revisándo el texto más a fondo, y puliendo, tu historia quede perfecta. Lo importante es no darse por vencido y seguir escribiendo, hasta gastar la tinta!!

    Un gran beso!!

    ResponderEliminar
  4. ola Lu desde que sigi tu blog he leido tus etradas y las de Alex de adictos a la escritura, con un peculiar interes y me han agradado, hasta que por fin me anime aver de que se trataba y ahora me he unido jeje...
    Bueno,me gustan tus relatos me relaja la lectura, me ha parecido un texto sencillo pero he logrado sentir esa nostalgia y atraccion que envuelven la historia del Titanic. Y muy de acuerdo contigo a pesar de cien años no ha terminado aquel viaje que inicio pues sigue producieno sueños y muchos suspiros...

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado el relato y me lograste con él transmitirme la tristeza y la melancolía. Lo único que te diría es que hay partes en las que me perdía un poco, pero por lo demás ha quedado bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Coincido con os demás, muy emotivo, Lu.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Lu: Siempre que nos ponen un tema para desarrollar, pienso en él como si fuera una gema a la que cada quién le ve un viso diferente. Encontrar una historia distinta en cada uno de los escritos, es un ejercicio fabuloso.
    Bien por tu cuento y no te sientas mal por ser corregida, ya que es así como se aprende a escribir mejor.
    Un beso: Doña Ku

    ResponderEliminar
  8. totalmente de acuerdo con el resto

    ResponderEliminar

¿Te atreves a dejar tu línea escrita?

Al Aire...

Daisypath Friendship tickers

Otros...

Share/Bookmark
Gif animados para el blog
BloguzzBlogs con EÑEGet your own free Blogoversary button!

Este Blog Esta Protegido

Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software IBSN: Internet Blog Serial Number 483-189-14-96 MyFreeCopyright.com Registered & Protected
Hojas en Blanco. Con tecnología de Blogger.